El álbum debut de Tame Impala cumple años el día de hoy, un disco lleno de guitarras y atmósferas recargadas que retomo el camino de la psicodelia clasica

Cuando Kevin Parker publicó “Innerspeaker”, su primer álbum de estudio, bajo el nombre de Tame Impala, ya tenia la suficiente experiencia y conciencia como para tirarse a la piscina sin miedo a ahogarse.

Poca presentación necesita un grupo como Tame Impala a estas alturas. Procedentes de Perth, Australia, el grupo a conseguido consagrarse al día de hoy como uno de los máximos exponentes de la psicodelia de nuestros días, comúnmente conocida como neo-psicodelia. Es necesario mencionar que Tame Impala es un proyecto de dos caras: la del estudio y la de en vivo, es decir que en primera instancia es el proyecto de Kevin Parker, quien compone y graba las canciones en su totalidad, mientras que en vivo para interpretar sus canciones necesita la ayuda de sus amigos, quienes ya están acostumbrados a trabajar con el desde jóvenes.

Imagen relacionada

Las canciones de “Innerspeaker” son las mas crudas y viscerales, cargadas de detalles y con diversas melodías que a la primer escucha te dejaran hipnotizado.

A pesar de lo que pueda parecer, la sensación que dan las canciones de Tame Impala es la de un grupo tocando en una habitación cada uno aportando lo mejor de si mismo. Sus canciones suenan enormes desde el primer minuto, ya en ‘It Is Not Meant To Be’ se dejan ver algunos de los puntos fuertes de su primera etapa: riffs de guitarra hipnóticos, riffs de batería variados capaces de llevar la canción a donde quieren, lineas de bajo que consiguen entrar en tu oído sin que siquiera te percates y por supuesto los efectos sonoros y lisergia. El primer trabajo de Tame Impala es el mas árido de los que han publicado hasta ahora, con melodías melancólicas que giran en torno a temas existenciales como en “Desire Be Desire Go”, en la que Kevin se pregunta el sentido de la vida y se queja sobre la rutina mediante un estribillo que gira sobre si mismo: “Everyday back and forth, what’s it for? What’s it for? Back and forth everyday”

‘Alter Ego’ muestra el manejo con los teclados, algo que explotarían mucho mas en sus discos posteriores y aquí sirve como añadido a la tormenta instrumental que predomina en el disco. En ‘Lucidity’ muestra la soledad e incapacidad para relacionarse con la gente y con el entorno, la sensación de sentirse desplazado o de no saber en el lugar en el que uno se encuentra y que esta pasando  como en esta pieza: “Lucidity, come back to me, put all five senses back to where they’re meant to be”

En ‘Why Won’t You Make Up Your Mind’ se muestra como un tema de transición con una batería muy estática y guitarras comedidas que van creciendo junto con los teclados y la voz, mientras que en ‘Solitude Is Bliss’ es el hit mas claro del disco. Un riff de guitarra y un estribillo demasiado pegadizos forman una melodía bastante edulcorada que los temas anteriores, tirando mas hacia esa melancolía agridulce. Una canción sobre la imposibilidad de ser entendidos por nadie: “company’s okay, solitude is bliss, there’s a party in my head and no one is invited and you will never come close to how I feel”

Pasamos a ‘Jeremy’s Storm’, una instrumental que evoca los peligros de la naturaleza tales como una tormenta o huracán, mientras que ‘Expectation’ parece un canto desde el ojo de ese huracán, con un Kevin que tal vez habla del desamor y el desengaño: “Every now and then it feels like in all in the universe there is nobody for me”

Llegando casi al final del disco ‘The Bold Arrow Of Time’ cuyos versos hacen desear que todo explote, el broche final lo pone el propio Kevin con ese tarareo de la melodía antes de volver a romper.

Nos acercamos al final con una mezcla de la psicodelia sesentera y un space rock bastante sutil en ‘Runway, Houses, City, Clouds’, la pieza mas cruda del álbum, que contrasta con ‘I Don’t Really Mind’, una canción mucho mas sobria que va y viene, jugueteando de manera tan despreocupada como el mismo titulo y con un sintetizador que a la mitad de la canción te transporta al espacio. Así es como cierran esta obra de arte, dejándote en un increíble viaje musical.

Kevin Parker y los suyos decidieron traer de vuelta la tradición psicodelica desde Australia con un disco lleno de sonidos evocadores que no dejas de escuchar cada segundo, en cuyas canciones se pueden escuchar los ecos de Pink Floyd con el gran Syd Barrett asi como sonidos mas novedosos que ayudarían a definir lo que ahora ya ha quedado establecido como neo-psicodelia.

Desde entonces hemos podido conocer a otros grandes dentro de la psicodelia, muchos de ellos provenientes de la misma Australia, tales como Pond, King Gizzard And The Lizard Wizard, siendo Tame Impala como la cabeza mas visible de esta nueva oleada de psicodelia y lisergia