Tras cinco años de ausencia la banda originaria de Baltimore, Estados Unidos, al fin se dio cita en la ciudad de México para derrochar sus mejores canciones y la presentación de su nuevo álbum ‘7’.

Una cancelación de Ceremonia los detuvo en el año 2017: venían motivados para tocar ‘Drepression Cherry’, su álbum que promocionaban por esos ayeres. Sin embargo, el dúo conformado por Alex y Victoria no pudo concretar dicha presentación, así que se sintieron muy apenados y tristes de cancelar. Ayer por la noche, esa pena y tristeza se transformó en alegría y alaridos de emoción al presentarse en el Auditorio Blackberry.

El siete de la suerte para Beach House, significa estrenar su álbum y tocarlo en México el día de su estrenó y así sucedió: ‘Black Car’ fue la canción telonera de este set bastante concreto y atinado.  Este tema forma parte de su más reciente disco ‘7’, el cual estrenaron ayer y tocaron por vez primera en México.

‘Wild’ fue un suspiro al pasado, al álbum ‘Bloom’, disco que se considera como el mejor de su repertorio. ‘PPP’ arrulló al público con su delicadeza en los sintetizadores. Para esta rola el dúo optó por mostrar una atmosfera naranja, detrás de ellos había un color que figuraba al atardecer. Sin embargo, no acabo ahí, pues para la siguiente canción ‘Dark Spring’ utilizaron la misma fórmula agregándole una lluvia de estrellas que evocaba a los viajes espaciales, la música y los visuales funcionaron correctamente en ese momento.

‘The Travell’ y ‘Lemon Glow’ hizo que la aglomeración cerrara los ojos y disfrutara de la delicadeza de la música, logró que miles de personas se involucraran el abismo de las tres siluetas que se mostraban arriba del escenario. La lluvia de estrellas seguía con algunas variantes, colores verdes y azules como la noche se apreciaban imponentes.

 

Para la séptima canción: Alex y Victoria presentaron ‘Space Song’ la canción favorita del público, porque al escuchar sus sonidos todos en la sala alzaron sus celulares y captaron el momento que quizá jamás regrese.

‘Sparks’, ‘Lazuli’, ‘Master of None’ y ‘Wildflower’ llenaron los corazones de los asistentes porque la mayoría de esos temas datan de los años que estuvieron ausentes los músicos en México. Sin embargo, hubo una que marcó un adiós espontáneo en la presentación y fue ‘Myth’ rola que se desprende del álbum ‘Bloom’.  Para este tema la atmósfera cambió a una oscuridad tenue y agradable para disfrutar de sus sonidos. Al terminar la última melodía, la banda salió y dijo adiós.

Para el encore: Beach House preparó dos de sus canciones más románticas, una de ellas los hizo exitosos ‘Real Love’. Al sonar los asistentes que llevaban pareja las abrazaron y disfrutaron juntos del sonido.  ‘Dive’ del nuevo álbum cerró la noche con una increíble estética entre los visuales y la música: cada golpe al instrumento era una luz distinta: el blanco y el negro predominaron y lograron una química limpia y eficaz en la presentación de Beach House.

Atmósferas

Los visuales en los conciertos tienen la función primordial de captar el ojo del espectador para que con la música: lleguen a una conjugación que agrade al asistente.  El juego de visuales de Beach House, fue fuera de lo común: los colores eran tan prácticos que el seguidor los relacionaba con algún día triste, la lluvia, un atardecer, el mar, el espacio, la tristeza de un corazón, los ojos de una persona amada, etc. La importancia de ejecutar de manera correcta esos visuales radica en que tu música sea la perfecta para dichas atmósferas.