El rock alternativo de Pixies se tiñe de toques góticos, del Medio Oeste y más…

Imagínate que Rob Zombie, Quentin Tarantino y Tim Burton dejaran a un lado su faceta cinematográfica y canalizaran su talento en producir música. Si eso sucediera, definitivamente serían los cerebros detrás del ensamble que significa Beneath the Eyrie, el nuevo disco de Pixies que ha sido liberado hoy.

La banda ya había dado un indicio detallado de lo que se podría esperar de esta entrega luego de que soltaran el video oficial para el tema ‘On Graveyard Hill’. Temáticas góticas, western, referencias horroríficas , ambiente surfero y demás son los principales ingredientes de este platillo compuesto por 12 tracks.

El grupo liderado por Black Francis regresa luego de haber lanzado en 2016 Head Carrier y una vez más recurrieron a la producción de un viejo conocido como Tom Dalgety, quien ya sabe cómo sacar provecho de todas sus aristas y estructuras musicales para amalgamarlas sin miedo con todo tipo de estilos.

Y es que el álbum se caracteriza principalmente por la espesa influencia de su composición, sazonada con un toque fuerte de penumbra. Es como tener a cuatro vampiros con sus camisas hawaianas surfeando en el Medio Oeste en busca de un pueblo que asaltar o donde parar a tomar un trago.

En ese sentido, tenemos canciones como ‘St. Nazaire’ o ‘Los Surfers Muertos’ que quedarían perfectas para el soundtrack de Piscosis o alguna película de horror. Otras como ‘Silver Bullet’ o ‘Bird of Prey’ recogen un sonido como de un Johnny Cash moderno  y servirían para darle ambiente a la escena de algún vaquero atravesando el desierto sobre su caballo. Por su lado, ‘Ready for Love’ o ‘This is my Fate’ bien podrían acompañar a nuestro sombrerudo personaje mientras le pide un trago al cantinero.

Por supuesto, el rock alterntivo, el sello de la casa no podía faltar y se escucha en temas como ‘Daniel Boone’, ‘Death Horizon’ o ‘Catfish Kate’. Un detalle que pasa un poco desapercibido, pero que es muy importante es la capacidad que tiene la bajista Paz Lechantin para armonizar la desganada, rasposa y melancólica voz de Francis.

Resultado de imagen para beneath the eyrie

Portada de “Benenath the Eyrie”

Pixies es una banda de culto, complicada de digerir. Esta complejidad es producto de esa rara confección de sonidos detalladamente descuidados y melódicos que, en el caso de Beneath the Eyrie, son endulazados con la antes mencionada temática horrorífico-gótico-vaquero-sufista (si es que le podemos llamar de alguna manera), que resulta extrañamente disfrutable.