El administrador de Fyre Festival presenta 14 demandas por reclamar dinero de Blink-182, Pusha-T y más

El desastroso festival de 2017, que fue cofundado por Ja Rule y el ahora encarcelado Billy McFarland, fue noticia en todo el mundo después de que su evento inaugural en Las Bahamas, que fue cancelado después de una serie de graves problemas organizativos y logísticos.

Las entradas se agotaron en diciembre de 2017, cuando fue anunciado, y los asistentes pagaron por ellas entre US$1.000 hasta US$12.000. Otros llegaron a desembolsar hasta US$50.000 por paquetes con todo incluido.

El fracaso de Fyre Festival se hizo viral cuando miles de personas comenzaron a relatar el fraude en las redes sociales. La realidad, lejos de los filtros de Instagram, fue bien diferente. Un documental de Netflix ha retratado el desastre del festival, los errores en la organización, el empeño del fundador en tirar adelante cuando había evidencias de que el evento no era viable, pero también retrata la fe de muchos de los trabajadores en McFarland.

Gregory Messer es el administrador en cuestión que supervisa la quiebra de Fyre Media. Como informa Billboard , Messer y el abogado de Nueva York, Fred Stevens, han lanzado esta semana 14 demandas que buscan la devolución de los $ 14.4 millones, que Fyre Media y McFarland pagaron a varias partes al organizar el festival. Los temas de las demandas incluyen numerosas agencias de talentos (incluyendo United Talent Agency, Creative Artists Agency e International Creative Management) que representan a artistas como Blink182, Pusha-T y Migos.

Algunas de las demandas tienen como objetivo recuperar dinero de artistas que no acudieron al Festival. La demanda contra CAA, por ejemplo, alega que a Blink-182 se le habían pagado $ 500,000 dólares para actuar en Fyre antes de anunciar su decisión de último minuto de cancelar su set.

«La banda ha retenido esos fondos», alega la demanda. «En su tuit de cancelación, la banda no reveló a sus fanáticos ni a otros ninguno de los problemas que estaba teniendo con Fyre Festival y su administración, o que el Festival parecía estar en serios problemas».