El festival cholulteca cierra con broche de oro la tanda de festivales 2018

 

El Festival Catrina en su edición de 2018 prometía grandes cosas, un buen cartel, diverso, con una buena mezcla entre bancas consolidadas, en ascenso y algunas que comienzan a llamar la atención de el público.

El día empezó con Sabino y Lng/Sht, dos de los raperos mexas más importantes en la actualidad, quienes buscaban cerrar un año lleno de éxito en Chollywod, Puebla. Sabino demostró tener un proyecto consolidado con sus Rebeldes del Pop, tocando un setlist que mantuvo a muchísimos de los asistentes en el Escenario Indio. Al terminar su participación, todo el mundo corrió al Escenario Catrina, en donde Lng/Sht empezaba una presentación llena de adrenalina, buenas rimas y su clásica actitud punk, en esta tarde cholulteca, los raros de la clase compartieron escenario en un par de canciones.

Después del hip hop para empezar la tarde, Chetes dió inicio a su participación, llena de canciones sólidas que fueron cantadas por miles de asistentes, quienes disfrutaron de todos sus clásicos, con buen rock & roll y grandes baladas, logrando una combinación perfecta que, combinada con su clásica buena vibra, dieron pie al inicio de varias horas de buen rock.

Chicano Batman es una banda en ascenso, con una buena mezcla de rock y ritmos latinos, el sonido sólido y buena presencia en vivo fueron suficientes para que la audiencia decidiera aguantarse el hambre en el Escenario Takis con tal de verlos tocar. Buenos solos de guitarra, buenas cumbias y muy buen show nos demostraron que esta banda tiene todo para seguir creciendo hasta llegar a los lugares estelares.

 

 

 

Para iniciar la mitad del día del festival, Porter dio muestras de por qué es una de las bandas más importantes de la última década en México, con una escenografía imponente y canciones que todos coreaban sin cesar, la banda demostró que, a través de una carrera sólida, han logrado crear una base de fans que ya abarca a más de una generación.

El Escenario Takis volvió a llenarse de buenas bandas con Juan Son, Hello Seahorse y Technicolor Fabrics, que, con una combinación de eclecticismo, misticismo y buena música, lograron mantener el interés en el escenario por casi tres horas.

El rock mexicano estuvo bien representado en esta edición del festival poblano, Fobia y Café Tcvba llenaron los escenarios Catrina e Indio respectivamente, fue totalmente impresionante ver a decenas de miles de personas cantar a todo pulmón clásicos del rock nacional, los de Satélite maravillaron a todos con su sonido variado lleno de las clásicas influencias ajenas al rock que los caracterizan, mientras que Leo de Lozanne, Paco Huidobro, El Cha y Jay de la Cueva llevaron el rock & roll más puro con un show lleno de clásicos de todas las épocas de la banda, con un Jay imperial en la batería, recordándonos por qué es una de las piedras angulares de la escena nacional.

 

Weezer era uno de los platos fuertes de la noche, la banda estadounidense no tiene nada que demostrar, más de veinte años de carrera los respaldan, sin embargo, con sus clásicos y grandes covers que incluyeron ‘Take On Me’ ‘Paranoid’ y su versión de ‘Africa’, se ganaron las alabanzas de los asistentes, quienes se rindieron a sus pies por poco más de una hora, en la que demostraron por qué vale la pena nunca olvidarnos de su gran aporte al rock del siglo XXI.

Poco después de las 11:30 de la noche, Die Antwoord subió al escenario con una energía tremenda, los sudafricanos llegaron a un nivel de intensidad que no fue igualado por ninguna banda en el festival, con sus beats, rap y tremendo manejo del público, logrando que personas de más de 50 años y adolescentes se emocionaran con ‘Baby´s on Fire’ o con Ninja rapeando mientras hacía crowdsurfing entre las primeras filas. El dúo demostró porqué es uno de los mejores shows musicales en la actualidad, y a pesar de contar con las limitaciones de un horario de festival, hicieron que los miles de asistentes se fueran satisfechos, y en el camino se hicieron de muchos fans nuevos.

El Festival Catrina ha tenido un ascenso meteórico, de pasar a ser un evento meramente local hace un par de años, a atraer a fans de la música de distintos estados del país, siendo capaces de traer a los mayores actos internacionales y a importantes artistas internacionales. Sin duda alguna, esto ha sido un ejemplo de esfuerzo no solo en el aspecto musical, sino de organización, ya que ante una cantidad tremenda de espectadores, el festival mantuvo una calidad altísima, digna de un Corona Capital.

 

Acá te dejamos algunas fotos de otras bandas participantes.

Todas las fotos por Carlos Ruíz