Luego de una larga espera, la nueva edición del Hell & Heaven Fest llegó para imponerse durante dos días y reafirmar la grandeza que tiene el metal dentro de nuestro territorio.

Tener la dicha de ver , quizás por última vez, a leyendas como Deep Purple o el ídolo Ozzy Osbourne fue una de las razones por las que este festival pasará a la historia.

Como todo en la vida nada puede salir perfecto y si existe un público exigente, los metaleros se ganan el primer puesto.

Lo bueno

El festival contó un un gran numero de aciertos. En general, las bandas cumplieron con las expectativas y las menos esperadas lograron dejar atónitos a los metaleros.

Para muchos el mejor show se lo llevó Judas Priest, seguido por el sonido magistral de los veteranos Deep Purple, la increíble técnica de Gojira, la aclamada presentación de Tenacious D y el intenso y demente show de Tankard.

El verdadero infierno se vivió en el True Metal Stage

Justo como lo índica el nombre, en este escenario se vivieron los slams más intensos del festival. Desde el primer día la potencia de Testament propagó la locura a todos los metros de distancia a los que su sonido alcanzó a llegar.

Lo malo

El sonido de algunas presentaciones dejó mucho que desear, las razones se desconocen pues no en todos los shows se vivió de igual forma y los errores no mejoraban mientras avanzaba el festival.

En el segundo día se pudo apreciar un sonido bastante limpio en la presentación de Saxon y horas más tarde en el escenario gemelo, el sonido que proyectó Manson fue muy bajo y el resultado, una presentación regular sin emociones o novedades.

Lo feo

El primer día se vió invadido de una gran tormenta eléctrica lo que originó que el festival perdiera un poco de fuerza en los ánimos.

La apatía del público en shows como el de Scorpions y la mala decisión de poner a la banda ganadora empalmada en el horario de una banda legendaria son situaciones que se esperan mejorar con el paso de las ediciones.

El Hell & Heaven es el festival más grande de su genero en la región y por otro lado es de los más jovenes en experiencia.

Lo seguro es que todos se han quedado con hambre de más mientras el cielo y el infierno no dará marcha atrás.